Antidiccionarios

Descubrí el concepto de antidiccionario gracias a esta entrada en el foro de la BSK. En este caso se trata de un antidiccionario visual. A medida que pasa el tiempo las imágenes se van perdiendo por enlaces traspapelados, pero, con lo que hay, ya se puede ver por donde van los tiros.

Los antidiccionarios, también llamados diccionarios de autor, buscan definir las palabras desde un punto de vista subjetivo con el fin de buscar la risa o hacer una crítica. Se pueden utilizar palabras de cualquier tipo, aunque normalmente están adscritas a un tema en concreto. Este hecho permite recurrir a la polisemia de tal manera que se expongan aquellos significados que el lector no se espera. Por ejemplo, si hablamos de acentuación, unas antidefiniciones visuales serían:

Tónica


 

 

 

 

 

Agudo/aguda

 

 

 

 

 

En cuanto a los no visuales, buscando por la red se pueden encontrar muchos. Me ha llamado la atención el Diccionario del diablo de Ambrose Bierce, con algunas joyas como:

Distancia, s. Único bien que los ricos permiten conservar a los pobres.
Aburrido, adj. Dícese del que habla cuando uno quiere que escuche.
Fotografía, s. Cuadro pintado por el sol sin previo aprendizaje del arte. Es algo mejor que el trabajo de un apache, pero no tan bueno como el de un indio “cheyenne”.

O este otro, el Diccionario de falsas creencias, de Miguel Catalán, en el que se puede leer:

Avestruz: Esta ave zancuda tiene la costumbre de meter la cabeza en el primer agujero que encuentra no bien detecta el peligro. Así hace como que no se entera. Es una maniobra contraproducente y poco evolucionada.
Walt Disney: Está congelado desde su muerte.

¿Qué tal si empezamos a elaborar entre todos el Antidiccionario de UAUC? Atreveos a comenzar por antidefinir Un Arácnido Una Camiseta. Por favor, sean mordaces.

2 comentarios en “Antidiccionarios

Deja un comentario