De cómo la baquía me llevó al hápax y un juego de frecuencias

Un par de días ha que os comenté cómo había aprendido la palabra “baquía“, vocablo que jamás había oído y por lo tanto consideré poco frecuente en nuestro idioma.

Decidí, pues, utilizar el frecuentímetro, una aplicación del Molino de Ideas que ordena las palabras según la frecuencia en su base de datos, en teoría, un reflejo del uso en general. Las palabras tendrán mayor nota, en una escala del 1 al 10, cuanto más frecuentes sean.

frecuentímetro hápax

¿Qué nota creéis que sacó baquía? Efectivamente, un 1. Además, cada categoría lleva asociado un rango, por ejemplo, las palabras con un 10 se consideran “imprescindibles” y las que tienen un 4 son “inusuales”. Pues bien, la categoría asociada a baquía fue hápax. ¡Hápax! ¿Qué demonios es eso? La RAE nos lo define como:

hápax.

(Del adv. gr. ἅπαξ).

1. m. En lexicografía o en crítica textual, voz registrada una sola vez en una lengua, en un autor o en un texto.

¡Hala! Otra palabra pa’ la saca. Me quedé jugando un ratito más con el frecuentímetro y decidí introducir la propia palabra hápax para ver cuán frecuente era. Oh, sorpresa, hápax tiene una frecuencia hápax. ¿Se trata, pues, de una palabra autorreferente?

Como no, decidí seguir con el frecuentímetro. Esto fue lo que hice, cogí las 10 categorías:

  1. Hápax.
  2. Rara.
  3. Extraña.
  4. Inusual.
  5. Infrecuente.
  6. Peculiar.
  7. Normal.
  8. Diaria.
  9. Básica.
  10. Imprescindible.

Y las busqué en el propio frecuentímetro, en un ejercicio digno de la película Origen. Hagan sus apuestas, ¿cuán frecuentes son las palabras de la lista anterior? ¿Habrá muchas autorreferentes? He aquí la solución:

  1. Hápax -> hápax.
  2. Rara -> normal.
  3. Extraña -> normal.
  4. Inusual -> infrecuente.
  5. Infrecuente -> infrecuente.
  6. Peculiar -> peculiar.
  7. Normal -> diaria.
  8. Diaria -> peculiar.
  9. Básica -> normal.
  10. Imprescindible -> normal.

Así que, la hápax es hápax, infrecuente es infrecuente y peculiar es peculiar. Pero del resto, la mayoría son normales, aunque normal no es normal, que es diaria, la cual a su vez es peculiar y esta última también.

7 comentarios en “De cómo la baquía me llevó al hápax y un juego de frecuencias

  1. Saludos de nuevo. La palabra baquiano, que proviene de baquia, es extrana, mientras que esta es hapax. Ahora, en Venezuela, y creo que en Colombia tambien, baquiano es muy normal en el medio rural. Quizas vestigios de un espanol antiguo. Marcial Fonseca

  2. Aquí en Uruguay y Argentina un baquiano es un peón rural sumamente avezado en temas camperos. Y por supuesto un baquiano tiene baquía. No es que aquí sea la palabra más común del mundo pero de ningún modo es un hápax. Qué curioso…
    Cómo cambian estas cosas según la zona geográfica…

Deja un comentario