Cómo evitar la ley usando el lenguaje

Cuando la ley se pone en tu contra, ¡recurre al lenguaje! Eso es lo que ha hecho una marca conocida de patatas de bolsa, de la cual inevitablemente tendré que hacer publicidad gratuita.

Según se puede encontrar por la red, para minimizar el engaño de las etiquetas de algunos productos de alimentación, se prohibió el uso de la partícula «bio», que, ahora que lo pienso, por como se pronuncia debería escribirse «bío». Otra de las prohibiciones se extendió al uso del término «artesanal» para lo que fuese de producción industrial. Ahí fue donde algún ingenioso y perverso publicista y maestro del lenguaje hizo lo siguiente:

artesancias-3

¿Habéis visto la diferencia? ¿Captáis el detalle? Efectivamente, sustituye «artesanas» por «artesancis», así que jugando un poco con la tipografía casi no se diferencia. Y menos para un gallego como yo que también lee «artesanais». Hasta con los productos «bío» podría hacerse el engaño escribiendo «Ioío»: una «l» o una «I» cerca de una «o» se hacen pasar por una «b» sin ningún problema.

Aunque lo tenían mucho más fácil si visitasen nuestro blog. Sabrían que con poner «patatas hechas con el culo» bastaba.

Fuentes | muhimu, republicadelbranding

 

5 comentarios en “Cómo evitar la ley usando el lenguaje

  1. Según ellos, lo pusieron así porque también se venden en Portugal, y así no tenían que imprimir dos tipos de bolsas diferentes (por el “artesanais” de Portugal). según ellos, digo. Dónde empieza y acaba la verdad, no lo sabremos nunca.

  2. Por Argentina y Uruguay apareció una marca de galletas similares a las María que se llama “Mana”. La tipografía que usan hace que se dé la “casualidad” de que su se parece mucho a una junto a una :b

Deja un comentario