Archivo de la etiqueta: salle

¡¡Dos ar-Años!! ¿Una camiseta?

¡Felicidades! ¡Hoy cumplimos dos años! Los dos patitos, pero sin uno. Y tú, querido lector, ahí sigues, riéndote con nosotros, interesándote sobre nuestros temas y haciéndonos partícipes de lo que a ti te interesa, y sobre todo, preguntándote qué demonios significa el nombre de este blog.

Pero, ¿qué ha pasado este último año en UAUC? (¡peligro, episodio recopilatorio!).

– Hemos cambiado de aspecto y ahora somos “.com”.

– Hemos descubierto una palabra que se puede pronunciar, ¡pero no se puede escribir!

– Hemos tenido una sección en el programa La Noche en Vela de RNE.

– Hemos hecho un concurso de Makgufis con una gran participación de los lectores.

– Hemos estado en el Festival Internacional de las Lenguas haciendo dos presentaciones sobre la lengua gallega.

– Hemos hablado de PaCaFis, de las palabras autorreferentes, de gazapos de traducción, de rimas infantiles, del teorema de los monos infinitos, de las diferentes formas de faltar a clase, de la expresión ¡manda uebos!, de la verdad sobre el reCAPTCHA, del refranero 2.0, de los lingüinis, de la siglificación y de los textoglíficos, entre muchas otras cosas.

¿Qué nos deparará el futuro? ¿Llegaremos a fundar nuestro propio idioma arácnidocamisetil? ¿Conseguiremos pronunciar la “h”? ¿Revelaremos el misterio que se esconde tras el nombre del blog?

Hagamos lo que hagamos, que sea a vuestro lado.

 

El alfabeto polaco y el bug del español

Estando yo toda la semana pasada en Polonia con unos amigos locales, aproveché para aprender las frases más usuales en polaco. Aparte de sorprenderme la cantidad de sonidos que tiene esta lengua, lo que me rechinaba era la cantidad de consonantes que utilizaban para escribir sus palabras. Esto es consecuencia de lo primero, tienen tantos sonidos consonánticos, que para representarlos tienen que recurrir a dígrafos (ch, cz, dz, dź, dż, rz y sz). Pero, por otra parte, para otros sonidos tienen letras propias en su alfabeto (ą, ę, ł, ń, ś, ź, ż).  Lo cual me parece un poco incoherente, porque si han inventado 7 signos nuevos para estos últimos, ¿por qué no hacer lo mismo para los 7 anteriores, en vez de representarlos como dos consonantes juntas? En fin, serán cosas de la tradición y la historia.

Preguntarme esto, me llevó a plantearme lo mismo en español. Hasta aún recientemente la che (ch) y la elle (ll) eran consideradas por la Real Academia, letras por derecho propio en nuestro alfabeto. Opino que deberían seguir siéndolo, ya que si en nuestra lengua se lee como se escribe, deberíamos tener una representación para estos sonidos. Pero, aún diría más, después de observar el caso del polaco, ¿por qué no tener un único signo para ch y ll? Además, esto tiene la siguiente ventaja, que elimina el bug del español, la única palabra conocida que no se puede escribir, ya que, entonces, la doble ele de salle se pronunciaría como dos eles y no como una elle.

Por casualidad hace unos días me topé con que mi propuesta ya existía hace unos cuatro siglos, el ortógrafo español Gonzalo Correas (Korreas), que abogaba por una ortografía puramente fonetista (cada fonema debe corresponder un grafema de modo biunívoco), ya se había inventado unos signos para estas letras (entre otros cambios). Aquí podéis ver un extracto de su Ortografia Kastellana nueva i perfeta (1630):

¡Arreglemos el bug!

Todos los lectores del blog os habréis enterado de cómo hace unas semanas descubrimos un bug en el español, la palabra que no se puede escribir, sal.le.  Tras la publicación de este artículo, nos contactó un estudiante del posgrado de Estudios Fónicos del CSIC, pidiéndonos permiso para utilizar la respuesta que nos dio la RAE para realizar un estudio sobre este tema. En SP debuggers, el blog que creó a tal efecto, vosotros podéis participar en el mismo y ayudar a debuggear nuestra ortografía.

Además de la satisfacción de colaborar en la reparación de este pequeño fallo, entre los participantes también se sorteará un ejemplar de la edición del cuarto centenario de Don Quijote de la Mancha. Así que, ¿a qué esperáis?

La palabra que no se puede escribir

palabra que no se puede escribir

El bug del español: una palabra que no se puede escribir

Hace unos días le hice una consulta a la RAE, ¿cómo se escribe el imperativo de salirle? Su respuesta fue la siguiente:

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

La interpretación forzosa como dígrafo de la secuencia gráfica ll en español hace imposible representar por escrito la palabra resultante de añadir el pronombre átono le a la forma verbal sal (imperativo no voseante de segunda persona de singular del verbo salir), oralmente posible si, por ejemplo, ordenáramos a alguien salir al paso o al encuentro de otra persona aludida con el pronombre le: [sál.le al páso], [sál.le al enkuéntro].Puesto que los pronombres átonos pospuestos al verbo han de escribirse soldados a este, salle daría por escrito salle, cuya lectura sería forzosamente [sá.lle], y no [sal.le].

Hemos topado, por tanto, con el que quizá sea el único bug de la ortografía española. Una palabra que existe gramaticalmente y se puede pronunciar, y que sin embargo no se puede escribir. ¿En la siguiente ortografía de la RAE incluirán alguna solución para esto? ¿Quizá un guión?

Muchas gracias a Brais, quien detectó inicialmente el problema.

Nota: Lo escrito entre corchetes es la transcripción fonética que usa la RAE.