Pizza como metáfora sexual

Cuando vemos algunas pelis o series estadounidenses, los adolescentes utilizan expresiones tomadas del béisbol (“he llegado a la segunda base” o “¡he hecho un jonrón!“, sí, sí, jonrón, en fin) como metáforas o eufemismos sexuales. Para mí, y supongo que para la mayoría de vosotros, nunca tuvo demasiado sentido porque no tenemos ni idea de béisbol.

El educador Al Vernacchio considera que la metáfora del béisbol tiene bastantes características negativas y propone una alternativa: la pizza.

¿En qué se basa su argumentación?

Afirma que el béisbol es un deporte competitivo, dirigido a un objetivo concreto. Si estás en temporada, hay partido, quieras o no. ¿Le vas a decir al entrenador que hoy no juegas el partido porque te duele la cabeza? Un equipo ataca, otro defiende, uno intenta ir más allá en el campo, otro trata de impedirlo.

Sin embargo, la pizza es una experiencia positiva. Te la tomas cuando tienes ganas, proviene de un deseo interno. No es competitiva, de hecho, cuando vas a pedir pizza con alguien, hablas y negocias los ingredientes. ¿Qué opinas de la piña en la pizza? ¡Jamás tomaré eso! ¿Pedimos media de piña y media de chorizo? ¿Chorizo?

Aquí tenéis su conferencia TED con subtítulos con todo mejor explicado:

No sé cómo se podrá sustituir una metáfora tan arraigada por otra, pero se trata de un gran ejercicio creativo y muy bien pensado.

Deja un comentario