Mnemotecnia: nombres científicos

mnemotecnia castañeta

Esta es la castañeta, ¿cómo acordarse de que se llama Brama brama?

La mnemotecnia es el arte de la memoria: una serie de métodos con los que se pretende aumentar la memoria recurriendo a tretas y ardides normalmente basados en la asociación de ideas.

Me encontraba en el segundo año de carrera en una asignatura llamada “zoología”. Durante segundo cuatrimestre los profesores nos advirtieron: “para el examen de junio vais a tener que aprenderos (chaparos) 150 nombres científicos de animales y saber a qué animal se refieren.”

Yo, todo versado en el mundo Pokemon de primera generación y sus 150 Pokemons iniciales, pensé que no tendría mucho problema. Me equivocaba. Mientras que aprenderse Charmander, Charmeleon y Charizard era sencillo, Petromyzon marinus, Prionace glauca y Salmo salar no lo era tanto. Además, el método por el que me aprendí a los Pokemons, de manera totalmente involuntaria, fue a través del juego, la serie, en fin, la diversión. Esto consistía en aprenderse 150 nombres y asociarlos a animales así, de golpe. Aunque es cierto que muchos nombres científicos tienen que ver con el animal en cuestión. Por ejemplo, la salamandra se llama Salamandra salamandra. Más fácil, imposible. Sin embargo, hay otros que no se asocian tan fácilmente, como Trachurus trachurus, que es el jurel.

En fin, que tuve que recurrir a la mnemotecnia. ¿Sabéis qué fue lo que hice?

Una de las reglas básicas de la mnemotecnia es asociar los conceptos de las maneras más imaginativas y extrañas posibles, así quedarán grabados más fuertemente en nuestra memoria.

mnemotecnia asociación ideas

Asociación extraña de ideas: ¿perdiz y ruleta?

Pues bien, a día de hoy, 3 años después, todavía recuerdo algunos de los nombres con las asociaciones más largas, tediosas, retorcidas y graciosas. Mis compañeros de facultad me miraban mal cuando les contaba las reglas, pero al final las acababan utilizando.

Vayamos a los ejemplos prácticos:

  1. Pollachius pollachius es el nombre científico del abadejo. La “ch” se lee como una “k”. En fin, suena a lo que suena, ¿verdad? Suena a un nombre vulgar del miembro viril. ¡Qué suerte que abadejo también! ¡Qué fácil es asociar badajo a polla!
  2. Sygnathus acus es la aguja de mar. Sygnathus acus suena a “signa tus acus” que me recordaba a “firma tus acusaciones”. La aguja de mar tiene claramente forma de bolígrafo, así que, ¿con qué vas a firmar tus acusaciones si no es con un bolígrafo?
  3. Brama brama es la castañeta. Es un pez muy muy feo. ¿Qué haces cuando ves a un pez feo? Pues gritas. O bramas. Lo miso que haces cuando te pegas un golpe o una castaña.
  4. Alectoris rufa es la perdiz roja. Alectoris rufa suena claramente, sin discusión, a “aleatoria rifa” o “rifa aleatoria”. ¿Qué tipos de “rifas aleatorias” conozco? Pues, por ejemplo, la ruleta. ¿Qué pasa si apuesto todo mi dinero al color que no es el negro y me arruino? Que perdí apostando al rojo. Perdí rojo. Perdiz roja. Rifa aleatoria.
¿Qué os ha parecido? ¿Demasiado retorcido? ¿Son de esas cosas que todos hacemos pero nadie debería contar?
Si queréis saber más comprobad la segunda parte.

Pronto os revelaré más reglas menotécnicas, por ejemplo, para recordar conceptos matemáticos, químicos… todo muy útil para vuestros exámenes, incluso los del Selectivo.

Deja un comentario