Archivo de la etiqueta: curiosidades

Las letras más usadas en español

letras mas usadas

¿Cuáles son las letras más utilizadas en español?

Por orden de frecuencia, las 10 letras más usadas son EAOSRNIDLC. Ocupando las vocales en torno a la mitad de cualquier texto.  La imagen superior corresponde al uso de las letras en inglés, que no difiere tanto del español como uno podría imaginar, y abajo muestro las frecuencias de cada letra en nuestro idioma.

Sigue leyendo Las letras más usadas en español

Doble positivo

En la clase de lengua, el profesor dijo: “En español, una doble negativa sigue siendo negativa. Sin embargo, en otros idiomas, como el inglés, una doble negativa forma una positiva. Pero, no hay ningún idioma en el que una doble positiva forme una negativa.”.

Del fondo de la clase se oye la voz escéptica de un alumno que responde: “Sí, claro…”.

Descubriendo lenguas: La que tiene menos fonemas

El Rotokas es una lengua hablada tan solo por sobre unas 4000 personas en unas pocas islas del este de Papúa Nueva Guinea.  Los sorprendente es que su alfabeto consta de sólamente 12 letras (A E G I K O P R S T U V)  para 11 fonemas (o 14 en uno de sus dialectos: Aita Rotokas).

Estos son los sonidos consonánticos:

Rotokas

Bilabiales

Alveolares

Velares

Sordas

p

t

k

Sonoras

b ~ β

d ~ ɾ

ɡ ~ ɣ

Nasales (solo en el dialecto Aita)

m

n

ŋ

Y como vocales tienen:  a e i o u, que pueden ser cortas o largas.

Así de sencillo.

Bueno, así de sencillo no, la gramática es un poco más complicada, ya que tienen que añadir un montón de sufijos y prefijos para construir sus oraciones. Por ejemplo, para decir “construyó su casa con sus propias manos” dicen:

vo kepa pau-reva ora-rera vavae-aro raga-ia

que literalmente sería:

esta casa construir-él propio-suyo mano-posesivo sólo-con

¿Curioso no? Mantente atento a nuestra nueva sección de lingüinis para conocer más curiosidades sobre idiomas.

Palabras autorreferentes

La autorreferencia es un fenómeno que consiste en que una oración o fórmula se refiere a sí misma. Normalmente se aplica al lenguaje. En la Wikipedia, en la definición de página web, aparece una imagen de una página web, que es la propia Wikipedia.

palabras autorreferentes

He estado jugando un poco con este concepto (y con su contrario, que me saco de la manga, la no autorreferencia) aplicado a palabras, en las que más bien relaciono el significante con el significado. La primera palabra autorreferente que a uno se le puede ocurrir es palabra, porque palabra es una palabra.

Larga, aunque desconozco la longitud media de todas las palabras, no me parece larga, aunque alargada sí me lo parece. Tampoco diría que corta es corta, mas bien tiene un tamaño medio. Medio es una palabra de tamaño medio, pero refiriéndonos al tamaño casi preferiría llamarla mediana la cual es una palabra más bien larga. Pequeña es una palabra relativamente grande, precisamente al contrario que le pasa a grande. Si seguimos jugando con el tamaño, quizá gigantesca no sea gigantesca, ni enorme enorme, pero tampoco se libra ínfima de no ser ínfima y mucho menos minúscula de no ser lo que significa. Que por cierto, significar significa. Pentasílaba es pentasílaba, y también lo es polisílaba, además de ser polisílaba. Simple no es complicada, sin embargo complicada puede serlo un pelín más.

Escrita es una palabra que está escrita, al igual que hablada puede ser hablada, aunque más bien yo diría dicha, que también puede ser dicha. Pronunciable es desde luego pronunciable, pero impronunciable no lo es en absoluto. A inteligible e ininteligible les sucede lo mismo. Concebible e inconcebible, existente e inexistente.

Un oxímoron es una figura literaria que consiste en utilizar dos términos contradictorios, como “instante eterno” o “puto ángel”. Oxímoron proviene del griego oxys (agudo, ácido, punzante) y moros (estúpido, tonto, fofo), que son términos contrarios, así que un oxímoron no deja de ser un oxímoron.

Pasando a un ámbito más subjetivo, bonita me parece una palabra bonita, al igual que ostentosa puede ser bastante ostentosa. Atronadora da la sensación ser muy fuerte y brutal sin duda suena brutal.

Me conformo con que os haya gustado algo el artículo, porque algo es algo.

Extra: el cartel autorreferente y la gráfica autorreferente.

Signo de interrogación al revés: marca de ironía

Puede ocurrir en conversaciones por internet que la ironía no es captada correctamente, simplemente porque no podemos decir esa frase con un cierto tono de voz especial. En esos momentos todos desearíamos que existiese un signo de puntuación para ello.

¡Pues resulta que ya existe! ¡Y desde hace mucho! El signo de percontación (o ironicono) inventado por Henry Denham ya sobre 1580, y la marca de ironía promovida por Alcanter de Brahm en el s.XIX., ambos con esta forma:

Con lo que solo puedo concluir… qué blog más interesante؟

Bingo wings

¿Sabéis cómo se le llama coloquialmente en inglés a la piel que cuelga del brazo, sobre todo de personas mayores? Bingo wings, literalmente “alas de bingo”. ¿Por qué?

 

Curioso, ¿no?

Gracias Mek por el apunte.

Taumatawhakatangihangakoauauo- tamateapokaiwhenuakitanatahu. El topónimo más largo del mundo

Me encontraba esta tarde buscando información para un futuro artículo cuando de repente me encontré con esta colina de Nueva Zelanda, que con 80 letras es el topónimo más largo del mundo:

Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu

Que literalmente significa «La cumbre de la colina, donde Tamatea, el hombre con las rodillas grandes, conocido como “el devorador de tierra”, que bajó, subió y engulló las montañas, le tocó la flauta a su amada» y que podéis escuchar como se pronuncia aquí.

¿Os imagináis pidiendo indicaciones?

No no, no es algo que yo o wikipedia nos hayamos inventado, tengo pruebas, buscadlo en google maps. Es el nombre maorí de una colina en Nueva Zelanda.

Hasta tiene el record guiness al topónimos más largo del mundo, como orgullósamente indican en su cartel de bienvenida.

Bueno, quizás no sea un artículo excesivamente lingüístico, pero el que estaba preparando era sobre palabras curiosas o con propiedades curiosas, y este topónimo me lo pareció tanto, que no pude evitar publicarlo de inmediato.