Archivo de la etiqueta: expresiones

Expresiones que odio II: Velocidad y tocino.

La velocidad y el tocino se suelen poner como ejemplo de cosas que no tienen nada que ver, en expresiones como «Que tendrá que ver la velocidad con el tocino» o «No confundas la velocidad con el tocino».

Es una comparación muy poco acertada. Bien es cierto que dos palabras al azar las podemos relacionar, incluso de una forma enrevesada, en un número finito de pasos. Pero precisamente, el número de pasos entre la velocidad y el tocino es muy pequeño al primer razonamiento que a cualquiera se le viene a la cabeza:

Si comes tocino engordas.

Si estás gordo tienes menos velocidad.

Basta con dos míseros pasos. Por eso, odio esta expresión.

Esto va a dar la vuelta al mundo

Se suele decir para dar bombo a una noticia, que da, va a dar o ha dado la vuelta al mundo. Como siempre que veo esta expresión se refiere a sucesos de gran envergadura, no se me ocurrió otra cosa que pensar que el evento es tan transformador que cambia la forma de pensar de la gente, del mundo, y le da la vuelta.

La segunda interpretación es que es una noticia tan importante que da la vuelta al mundo en cuanto a difusión, es decir, que gente de todo el mundo se entera de ella.

¿Cómo lo entiendes tú?

willy_fogg1

Expresiones que odio I: El mundo es un pañuelo.

Inauguro esta sección, que lejos de aportar algo (como sé que el resto de nuestras entradas hacen), tan solo está para que subjetivamente despotriquemos sobre expresiones o dichos que con razón o no, odiamos.  Además, si compartís mis odios, os animo a que los comentéis, o incluyáis los vuestros propios.

ODIO que la gente diga «El mundo es un pañuelo.» cuando casualmente se encuentran con el sobrino del primo de su abuelo en el mismo sitio de vacaciones que ellos. O cuando se enteran de que su compañero de trabajo resulta ser un compañero de la infancia del mejor amigo del dueño del perro que saluda olfativamente a su perro todas las mañanas.

¿Por qué un pañuelo? ¡¡¡¿¿¿Por qué???!!! ¿Acaso no hay cosas más pequeñas si quieres referirte a que el mundo es pequeño? ¿Por qué escoger un pañuelo? Además, los pañuelos son planos. ¿Y en qué lugar nos deja a nosotros si el mundo es un pañuelo? Bah.

Hacer la 13-14

Este año empecé a escuchar esta expresión, hacer la 13-14. Se utiliza cuando engañas a alguien, cuando le haces una jugarreta de algún tipo. Pues bien, me he puesto a investigar y he descubierto su origen.

Se trata de un viejo truco utilizado en la península que consiste en que cuando alguien te pregunte la hora le respondas una hora menos. Como ejemplo: decir que son las 13 horas cuando en realidad son las 14 horas. Cuando por fin se dé cuenta de la realidad y vea por ejemplo que está llegando tarde a algún sitio o que se perdió un evento importante, vendrá a reclamarte, y tú responderás que no había especificado si preguntaba la hora peninsular o de las Canarias. Por eso se traduce como hacer una jugarreta o engañar a alguien. Curioso, ¿verdad?

Y tanto.

Si me habéis creído os acabo de hacer la 13-14.

En realidad la expresión proviene de las medidas de las llaves españolas de boca abierta, como esta:

Los milímetros de cada llave se dicen con dos números seguidos, que se corresponden con el tamaño de cada boca, por ejemplo, la llave 6-7, o la 8-9. El caso es que la llave 13-14 no existe. Están la 12-13 y la 14-15. Por lo tanto, en los talleres, cuando un veterano quiere reírse un poco de un novato, le pide que vaya a buscarle la llave 13-14, y por mucho que busque no la va a encontrar. La situación, según Luis Piedrahita, sería algo así:

Novato: No la encuentro, ¿dónde está?
Veterano: En su sitio.
Novato: No la encuentro.
Veterano: ¿Has mirado bien?
Novato: No la encuentro.
Veterano: Al final voy a tener que ir yo.