La curiosidad NO mató a la RAE

Hace ya varios años nuestro lector Paco nos comentó que allá por 2007 le había hecho una consulta a la Real Academia Española sobre la definición de curiosidad. En aquel entonces hasta bastante recientemente, curiosidad sólo era

a) O el deseo de saber o averiguar lo que “no me concierne”

b) O un “vicio” que me lleva a inquirir lo que “no debiera importarme”.

¡Vaya curiosidad! 

Seguramente era una acepción arcaica el hecho de que ser curioso es interesarse por algo que no nos concierne en vez de por satisfacer nuestras ansias de conocimiento.

Tardaron más de ocho años en arreglarlo, pero al final lo hicieron. Ahora la definición dice así:

Curiosidad:

1. f. Cualidad de curioso.
2. f. Cuidado, esmero o limpieza.
3. f. Cosa curiosa (‖ que llama la atención).

¡Y tenemos otras buenas noticias! Paco se ha vuelto a comunicar con la RAE y le han dicho que

Esperamos que, a partir de ahora, las actualizaciones del diccionario sean constantes gracias a los medios electrónicos.

Así que la próxima vez que alguno de nuestros lectores encuentre algo raro en el diccionario seguramente no se demorarán tanto en solucionarlo.

Aunque ya sabéis, sigue habiendo una palabra que no se puede escribir.

Deja un comentario